lunes, 23 de mayo de 2011

No es momento de protagonismos

Lo estamos viendo en los medios, y lo estamos leyendo entre la gente que está participando en el movimiento #spanishrevolution.

Existe un temor, fundado y palpable, a que el movimiento se difumine por saturación de ideas y propuestas. No en vano, este interesante artículo de Enrique Dans sirve para recordar algo que es imperativo tener presente en todo momento si esperamos llegar a alguna parte.

Hay mucha confusión en cuanto a qué busca el movimiento del 15-M, qué quieren "los indignados", y nadie se atreve a convertirse en el portavoz de una reacción social para la que nadie ha pedido precisamente eso, un líder. Pero, no por ello, debemos caer en el error de dejar que este movimiento se convierta en una gigantesca masa heterógenea en la que todo deba ser escuchado y medido.

Al margen de los discursos más o menos emotivos, que tienen lugar en las acampadas, como éste, de A Coruña:

Hay que aceptar que algo que se está produciendo en todas las acampadas de España es que todo el mundo tiene su propia agenda. Es lógico, es normal, y es innegable. Desde el padre de familia que lleva 3 años en paro y lo único que quiere es un trabajo digno con el que alimentar a su familia, hasta el joven antisistema (el de verdad), que busca un nuevo orden mundial, o aquellos que buscan derrocar a la monarquía e instaurar una nueva república, la eliminación de las centrales nucleares, un salario mínimo interprofesional de 900 euros...

Y no es que todas esas peticiones estén fuera de lugar, ni mucho menos, todos tenemos nuestra propia imagen de la España utópica e ideal, pero, hay que tener presente que para poder llegar a ese paso, primero es necesario conseguir la máxima adhesión posible a un movimiento que, para los que nos miran desde fuera, no es capaz de transmitir con claridad los puntos comunes.

Desde hace días, casi desde el comienzo de las acampadas el 16 de mayo, vienen circulando tres puntos básicos por Internet, a saber:
  • Reforma de la Ley Electoral
  • Verdadera separación de poderes
  • Transparencia política (listas abiertas, supresión de la financiación pública de partidos, etc)
Dibujando paralelismos con Egipto, estos 3 puntos, probablemente los más mencionados, podrían considerarse el equivalente al objetivo que tenían aquellos ciudadanos, anónimos como nosotros, que se congregaron en Tahrir Square: acabar con la dictadura de Mubarak.

Si comenzamos a añadir más puntos a esos tres, la adhesión social, y la posibilidad de que quién nos mira con extrañeza se sienta identificado, disminuye. A fin de cuentas, en esas lides, no todo el mundo está en contra de la energía nuclear, o creen que la monarquía deba ser eliminada, o que el salario interprofesional tenga que aumentar (o que sólo tenga que aumentar hasta los 900 euros y no los 1600, por decir una cifra al azar), o que la tauromaquia deba ser erradicada de la superficie de la Península Ibérica.

No olvidemos, que el primer paso hacia una sociedad mejor (sea con la aprobación o no de esos otros puntos que se proponen) pasa por tener unos cimientos sólidos.

Imaginemos cuál hubiera sido la respuesta social de Egipto, si junto a la noble intención de terminar con la dictadura, los ciudadanos hubiesen comenzado a añadir peticiones, tales como: Un sistema democrático con elecciones cada X años. Tres partidos por provincia, un salario mínimo de 800 euros, y el nombramiento de un faraón para ser fieles a su historia.

Por eso, y porque, las asambleas no pueden convertirse en el nuevo foro político ni en los nuevos representantes políticos (y sin elecciones) del pueblo, creo que es necesario dar el siguiente paso y, precisamente por medio de esas asambleas, concretar el movimiento en puntos muy generales con los que todo el mundo se sienta identificado, y que nos permitan explicar a los escépticos, y a los que nos ven desde fuera en qué consiste la "Spanish Revolution".

12 comentarios:

  1. Alejandro he puesto tu artículo en el grupo de la Acampada Alicante, si quieres verlo está aquí (http://www.facebook.com/home.php?sk=group_209913999048634&view=doc&id=210105212362846) y si quieres que lo elimine, dímelo y sin problema; he buscado en la web y no he encontrado la licencia, por eso lo he compartido nombrandote.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Para nada. Mientras se incluya el autor del artículo (y si puede ser la dirección original) no tengo ningún tipo de objección, al contrario, lo agradezco!

    ResponderEliminar
  3. Así está hecho desde el principio.

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Alejandro nosotros también hemos publicado en http://www.facebook.com/pages/Ya-ha-empezado/206697486035783

    ResponderEliminar
  5. Suscribo tu post al 100%
    Y coo casi cada día en la última semana se nos obligada a madurar más rápido de lo que tocaría :)
    Pero somos una red, y nos crecemos ante los problemas.

    Necesitamos ser capaces de utilizar nuestras mejores bazas: la tecnología, la red y nuestra preparación, entre otros.

    En el tema tecnológico tenemos que tener montada una herramienta de assamblea online práctica y accesible al mayor número de la población.

    Debemos disponer de unos calendarios de los diferentes eventos de cada acampada, debe ser viral, y una opción podría ser GoogleCalendar.

    Las herramientas online de trabajo internas deben sincronizarse lo antes posible. Hay muchas opciones de código abierto, q a nivel de "red social interna y para trabajar" encajan.

    Con todo debemos optimizar recursos y utilizar cada cosa para una función concreta, asignando roles responsables, que son personas que pueden observar "el bosque sin que es tapen los árboles".

    Por otro lado, hay que intentar centrarse en el #consensodemínimos y marcárselo como hito en esta semana, destinar esfuerzos en coordinar el comunicado y atraer de nuevo la atenció de la sociedad civil que pueda haber perdido interés.

    Las acamapadas atraen, pero tenemos que ser capaces de extrapolar ese sentimiento por la periféria; y de forma más "consumible" para individuos no tan activos. Para esto, establecer una publicación coordinada, el típico periódico gratuito, que la gente deja en el metro para que lea otro. Y establecer una corriente editorial más "mundana" o séase gestionar las colaboraciones más informales (o simpáticas) o q no puedan mostrarse como opinión oficial del movimiento (además de textos reportajes serios..) para concebir algo un poco vistoso y fresco.

    Creo que vamos por el buen camino, pero también creo que nos apreta muchísimo el tiempo, y que lo mejor será que nos decidamos ya :)

    Un abrazo Alejandro!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por decirlo todo tan claro. Sinceramente yo pensé en dejar de apoyar todo esto cuando vi tantas y tantas ideas fluyendo. Que me parecen bien, pero empecemos la casa por los cimientos y no por el tejado, por favor.

    ResponderEliminar
  7. No creo que se deba olvidar al gran capital financiero, que es, quién a fin de cuentas está detrás de todo esto, los políticos son simples títeres y no hay que centrarse solamente en ellos.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto antes se apliquen algunas medidas, mejor para todos.
    Pero no podemos reducir la idea de las acampadas a un consenso de mínimos aplicados en una nación.
    La idea es más grande y aquello es una esquina en el camino.
    Si un grupo se organiza y consigue cambiar algo, mejor que mejor. Pero el trabajo tiene que seguir mucho más alla de ese consenso de mínimos y el movimiento siempre tendra que pedirlo TODO.

    Ánimo a la gente del consenso de mínimos, esos puntos son importantes. + ánimo al movimiento #globalcamp y su #worldrevolution

    #nonosvamos

    ResponderEliminar
  9. Me parece genial tu artículo y creo que es por lo que nos deberíamos guiar todos. Pero si me permites le añadiría un 4º punto esencial, que creo que era, junto a estos tres, lo importante de toda la protesta, y es que debemos exigir que se den soluciones a la especulación bancaria, sobre todo a la hora de los embargos... que te quiten la casa y tengas que seguir pagando una deuda... es que no hay cabeza lógica que lo entienda de verdad...Si se supone que no tienes dinero para vivir! Todo esto claro, desde mi humilde opinión, =)

    ResponderEliminar
  10. Creo que necesitaba leer algo así, desde ayer tengo la sensación de que los ánimos decaen...

    Un saludo, y me lo llevo a mi face, a ver si a alguien le pica la curiosidad como me ha picado a mi.

    ResponderEliminar
  11. "Para nada. Mientras se incluya el autor del artículo (y si puede ser la dirección original) no tengo ningún tipo de objección, al contrario, lo agradezco!" <-- Considero, Alejandro, que poco importa ahora quién dice qué, ni dónde lo dice, mientras sea un mensaje positivo y de ánimo como el tuyo. Basta ya de protagonismos, como bien dices en el título del artículo. Basta de contradicciones. Desde el ego no hacemos nada. Un saludo anónimo de un indignado más.

    ResponderEliminar
  12. Estoy de acuerdo en la entrada y también en lo que dice defiende.me.

    Pero como ha dicho un anónimo, en los 3 puntos añadiría lo de las hipotecas.

    Y cambiaría lo de "supresión de la financiación pública de partidos" por "auditoría y control efectivo de los presupuestos de los partidos".

    Razón: Si no damos dinero público a los partidos, sólo tendrán capacidad de propaganda y movilización los de la derecha, que son los que ya tienen mucho dinero que les dan banqueros y grandes empresas.
    Los partidos pequeños, sobre todo los de la izquierda, estarán en inferioridad de condiciones y no podrán competir con los otros.
    Eso fomentaría el bipartidismo, en vez de evitarlo. ¿no creéis?

    ResponderEliminar